• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

No debemos reemplazar nunca la leche de gata por la de vaca. Incluso la leche de vaca que conocemos como “entera”, en comparación con la de gata, es el doble de diluida, es pobre en lípidos y proteínas y contiene mucha lactosa (el azúcar de la leche). Un gatito que sea alimentado sólo con leche de vaca sufrirá retrasos en el crecimiento y alteraciones digestivas.

Alrededor de las cuatro semanas de edad  la tasa de lactasas (enzimas digestivas que se encargan de la degradación de la lactosa) disminuyen en el gato, así que digerirá peor la lactosa y por lo tanto la leche. En el caso de los adultos la lactosa fermentará en el colón provocando desordenes digestivos. Existen productos lácteos como puede ser el queso fresco o el yogur que serán mejor tolerados por nuestra mascota, ya que la lactosa se encuentra predigerida. 

En caso de que queramos darle leche a nuestro gato debemos hacer una pequeña prueba, ya que la tolerancia a la lactosa varía de forma individual; hay gatos que la toleran bien y otros que se pondrán malos con un único sorbito. Además podemos acercarnos a una tienda especializada y pedir “leche para gato”, que le daremos sólo de vez en cuando, a modo de golosina. 

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal