• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Saliva, bacterias y restos de comida se unen para formar la placa dental que se acumula sobre los dientes. Los minerales de la saliva transformarán la placa en sarro. El sarro es un depósito amarillento que tiende a acumularse en el surco entre diente y encía, puede irritar las encías y provocar gingivitis además de penetrar poco a poco en la raíz del diente y pudiendo llegar a afectar el hueso que sostiene las piezas dentales haciendo que caigan.

A medida que el perro se va haciendo mayor el problema se agrava. Las bacterias que causan la infección pueden, además, penetrar en el torrente sanguíneo y propagarse a pulmones, hígado, riñones y corazón.

Muchas veces es necesario someter a los animales a una limpieza dental, bajo anestesia, en la que incluso pueden llegar extraerse piezas dañadas y en función del estado de la boca, el animal, puede tener que ser tratado con antibióticos.

La forma más eficaz de prevenir enfermedades dentales será una correcta alimentación junto con el cepillado de los dientes de nuestro perro, para lo que nos será muy útil acostumbrarle desde cachorro.

NOTA: Los perros también tienen "dientes de leche" por lo que los dientes de cachorro se caerán para dar paso a la dentadura definitiva, a partir del 4º-5º mes de vida del cachorro.

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal