• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 A través del estudio de encefalogramas caninos, para analizar la actividad cerebral, se ha llegado a la conclusión de que, al igual que nosotros, los perro sueñan y tienen pesadillas.

Normalmente, un perro adulto, duerme unas 13 horas diarias, de 8 a 9 horas durante la noche y el resto del tiempo repartido en pequeñas siestas diurnas. Cuando el animal es todavía cachorro el tiempo de sueño está incrementado, pudiendo ocupar hasta un 90% del día, aunque será con interrupciones y cambiándose muchas veces de sitio hasta que aprenda a dormir en el lugar que tenemos preparado para ello.

 

Los canes pasan por las mismas fases de sueño que nosotros, las SWS (siglas en inglés de Slow Wave Sleep, sueño de onda lenta) y las llamadas etapas REM (Rapid Eyes Movement, movimiento rápido de ojos). Las fases lentas y rápidas del descanso se entremezclan durante las horas de sueño, ocupando la fase REM alrededor de un tercio del total del tiempo. Durante la etapa de movimiento rápido de ojos la actividad cerebral se incrementa y es cuando el animal sueña. Aunque el perro está relajado, su cerebro pasa por una fase de gran actividad y podemos ver manifestaciones físicas como mover las patas, ladrar, lloriquear...que son movimientos relacionados, de algún modo, con lo que está soñando. Por ahora, el perro no nos puede contar lo que ha soñado así que se queda todo en meras especulaciones, si patalea sueña que está corriendo, si lloriquea que le riñen o, puede que no. Ojalá algún día lleguemos a saberlo

Está claro que, igual que en las personas, un correcto descanso es importantísimo en todas las etapas de la vida del perro y que la falta de sueño afectará tanto a las capacidades físicas como a las mentales del animal. Si no duerme bien puede, incluso, volverse agresivo. También debemos estar pendientes si el animal empieza a dormir más que de costumbre; estaría bien, en este caso, que el veterinario le echase un vistazo por si este cambio se debiese a alguna patología

Una recomendación final: respeta el sueño del perro y ni le despiertes ni le molestes.

 

 

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal