• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cuando le ponemos el collar al perro su efecto suele durar entre 3 y 8 meses (dependiendo del que usemos) y es tan fácil como abrir el envase, colocar el collar alrededor del cuello del animal, ajustarlo y cortar el trozo sobrante, de ser el caso. Así que, en este sentido, su uso es muy cómodo. Ahora sí, no todos los collares son iguales, y en función del principio activo antiparasitario el blanco sobre el que actúen y la eficacia variarán. 

Las spot on o pipetas, son una especie de ampollas rellenas con un antiparasitario. Simplemente se abren y se deposita el líquido en la zona dorsal del cuello del animal (para evitar que alcancen a chuparse), igual que en el caso del collar el modo de aplicación es muy sencillo. Existen muchas marcas, con diferentes principios activos. La eficacia rondará 1-2 meses y, en general, es mayor sobre las pulgas. En el caso de que tengamos niños en casa son más seguras porque no corremos el riesgo de que el niño toque el collar y después se lleve las manos a la boca.

 

En general, en la época de primavera-verano, cuando la carga parasitaria es mayor, yo aconsejo el uso de una combinación de ambos para aumentar la seguridad, un buen collar y una buena pipeta. Antes de decidiros por una marca u otra, un principio activo u otro, debéis comentarlo con vuestro veterinario para que os informe sobre los parásitos (pulgas, garrapatas, piojos, moscas, mosquitos…) con los que tenéis que lucha con más agresividad, según la zona donde vivís (temperatura, humedad…), para evitar graves enfermedades transmitidas por estos “bichejos”, como por ejemplo la babesiosis o la leishmaniasis.

Elegir un método u otro será, por tanto, decisión del propietario, asesorado por su veterinario.

Yo, por norma, desconfío de los productos “ultra-baratos” que venden en los supermercados ya que en la mayoría de los casos sólo contienen aromas “supuestamente” repelentes. Una buena desparasitación no es barata pero es una inversión en la salud de nuestra mascota. En esta  ocasión se cumple: “Más vale prevenir, que curar”.

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal