• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Alrededor de uno de cada cuatro perros tiene miedo a las tormentas y reacciona con episodios de estrés. Los signos de temor que los dueños pueden ver en sus canes son temblores, meter el rabo entre las patas, morder muebles y/o ocultarse en algún lugar buscando refugio.

El buen oído de los perros es, en gran medida, uno de los culpables de estos ataques de pánico, ya que percibe con más intensidad los ruidos que acompañan a la tormenta.

Según diversos estudios realizados los niveles de adrenalina y cortisol en sangre, en perros con pánico a las tormentas, aumentan notablemente cuando se enfrentan a ellas. Cuando esto ocurre el ritmo cardíaco del perro y la intensidad y frecuencia respiratorias se incrementan.

Hay quien opina que el temor a las tormentas ha formado parte importante de la evolución canina, ya que empuja al animal a buscar un lugar seguro ha permitido al perro salvarse de peligros como derrumbamientos de árboles o ser atrapado por un rayo.

Existen ciertas cosas que podemos tener en cuenta a la hora de ayudar a nuestro fiel amigo para que pase lo mejor posible esta situación: 

1.Prevenir la ansiedad: Debemos asociar la llegada del temporal con experiencias positivas. Esto lo conseguiremos  acariciándole y dándole mimos para que se sienta seguro o  con una buena sesión de juegos para que se distraiga. 

2.Poner música relajante.

3.Procurarle un refugio o un techo en el que resguardarse de la lluvia ayudará a los perros de finca. En el caso de perros de piso, algunos pueden buscar refugio bajo camas o mantas.

4.En casos muy acentuados puede ser necesaria la ayuda de un etólogo que nos dé unas pautas para acostumbrar al animal a la tormenta.

   

   Aquí esta Nemo, en una foto asustado y en la otra ya se fue a su "refugio anti-tormentas", la bañera de su casa.

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal