• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Las perras aceptan a los machos durante varios días y en ese lapso de tiempo se liberan óvulos, si durante ese tiempo se aparea con dos machos puede quedarse preñada de ambos, teniendo cachorros con características de un  macho y del otro. La gestación o embarazo en las perras es muy corta, 63 días con un rango de 5 días más o menos. 

Las perras son multíparas (tienen varios cachorros en cada parto) y durante la gestación los fetos se alojan en los cuernos uterinos y no en el cuerpo del útero, como en las mujeres. Esto explica que su cuerpo uterino sea muy pequeño y sus cuernos, muy largos.

 

Si nuestra perra se queda preñada hay varias cosas que debemos tener en cuenta:

La dieta durante la gestación es fundamental. Se incrementa la necesidad de nutrientes conforme se acerca el momento del parto debido al desarrollo de los cachorros y, a su vez,  disminuye el espacio en abdomen para el estómago, debido a esto deberá disminuirse el volumen de las tomas a la vez que se aumenta la frecuencia. Además el alimento debe cambiarse por uno de cachorro o uno especializado para hembras gestantes.

El ejercicio es importante para la futura madre para mantener la forma física, musculatura y evitar la obesidad. Lo mejor es caminar, será suficiente con unos 30 minutos diarios.

El ambiente adecuado para una hembra gestante será tranquilo, sin estrés, ni agresiones. También debemos proporcionarle un cajón de plástico o madera y toallas o mantas para que este cómoda y pueda hacer su nido y parir en él. 

Antes de dar ningún tipo de tratamiento médico a una perra gestante es importante consultar con el veterinario para evitar producir problemas de formación, desarrollo o muerte y/o provocar abortos.

Los días que  faltan para parir se cuentan en relación a la última monta o inseminación artificial en su caso, pero si no hemos estado presentes o pasado alrededor de un mes del último celo vemos regordeta a nuestra perra podemos recurrir a los ultrasonidos. Con esta técnica podemos confirmar una gestación y evaluar el desarrollo de los cachorros, frecuencia cardíaca, movimiento, etc. y se puede calcular el tiempo de gestación, para así estar listos para recibir en forma adecuada a los cachorros. Pero no es fiable para saber el número de cachorros que están por nacer. El ultrasonido gestacional se puede realizar desde el día 18 de gestación hasta el final.

Los rayos X son muy importantes, con este estudio se puede determinar el número de cachorros por nacer y el tamaño de los mismos. El estudio radiográfico se puede realizar a partir del día 45 de la gestación, pero es mejor lo más cercano al parto, por ejemplo, entre el día 50 y 55. 

Hay varios signos que nos podrán indicar que el parto es inminente:

Entre un día y una semana antes del parto, se desarrollan las mamas y empiezan a producir leche.

Muchas perras dejan de comer las horas anteriores al parto.

Cuando la gestación está a término, puede precisarse mejor el día si empezamos registrar la temperatura rectal de la perra, dos veces al día, a partir del día 55 de la primera monta. Entre 8 y 24 horas antes del parto, la temperatura rectal de la perra descenderá entre 1º – 1,5º.

La duración del parto varía de unas perras a otras. Influyen factores como la raza, o si la hembra es primeriza. El nacimiento del primer cachorro suele ser más largo que los del resto, pero es algo normal. Hay que tener en cuenta que la perra, además de a los cachorros, también tiene que expulsar las correspondientes placentas. Algo a tener en cuenta en este sentido es que la última placenta se expulsará, como máximo, doce horas después del último nacimiento.

Se considera normal que el intervalo de nacimiento entre un cachorro y otro sea de una hora, pero puede haber momentos entre una cría y otra que pueden llegar a durar cuatro horas. Es normal, siempre y cuando no se produzcan contracciones. Si la perra tiene dificultades para extraer a los cachorros, debemos contactar con el veterinario para que nos de las indicaciones apropiadas para ayudar nosotros en el parto o por si fuera necesaria su asistencia.

 

 

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal