• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La displasia de cadera es una enfermedad ósea. Se considera hereditaria pero no congénita puesto que no se manifiesta en el nacimiento, sino que se desarrolla con el crecimiento del cachorro y puede aparecer a partir de los 4 o 5 meses de edad. Es una enfermedad degenerativa y típica de razas grandes y medianas.

Se presenta con una mala congruencia de la cavidad acetabular (cadera) con las cabezas femorales, que pueden aparecer luxadas o subluxadas (fuera de su lugar natural). De esta manera la articulación es inestable, roza y produce un desgaste anormal.

 

 

 Es muy frecuente que aparezcan cambios degenerativos de osteoartrosis, que  causarán inflamación, dolor, y sobrecarga de peso en las extremidades anteriores, generando atrofia muscular en el tercio posterior que agravará los síntomas.

Existen diferentes factores que influyen en el desarrollo de esta enfermedad:

  • Factor hereditario: Será importante eliminar a los  perros portadores  de líneas de reproducción. 
  • Factores ambientales: El exceso de peso durante el desarrollo es uno de los factores más influyentes. También una actividad física excesiva durante el crecimiento, dietas altas en calorías y pobres en calcio.

Notaremos que nuestro perro presenta esta enfermedad porque mostrará señales:

  • Desgana para salir a la calle, sobre todo cuando hace frío.
  • Dificultad para levantarse y subir escaleras, al sofá o al coche.
  • Marcha alterada.
  • Carga su peso en las extremidades delanteras y pérdida de masa muscular en los miembros posteriores.
  • Cojeras intermitentes o crónicas.
  • Crepitación articular.
  • Dolor.


El diagnóstico de la displasia se basa en la historia del animal, la observación clínica y un examen ortopédico. Para la confirmación se suele realizar una radiografía con el perro tumbado hacia arriba y tracción simétrica en los miembros posteriores, normalmente con el perro anestesiado o muy sedado. Según los resultados, se clasificará al animal en diferentes grados.

Aunque existen diversas clasificaciones, la Federación Canina Internacional se basa en esta clasificación:  

  1. Ningún signo de displasia.
  2. Articulaciones de cadera casi normales. 
  3. Displasia ligera.
  4. Moderada o media.
  5. Grave.

El tratamiento será diferente en función de muchos parámetros:

  • Tratamiento quirúrgico: En animales jóvenes se realiza la Triple Osteotomía Pélvica, si bien cada día se discute más la eficacia de este procedimiento. En perros adultosse realizará artoplastia o prótesis de cadera. 
  • Tratamiento conservativo: Se maneja al animal con una dieta de alta calidad y controlando su peso y condición corporal, mediante ejercicio moderado y controlado. Se administrarán antiinflamatorios y protectores de cartílago. La fisioterapia también ayuda mucho a desarrollar mejor la musculatura sin dolor a sacar tensiones y eliminar compensaciones que el perro ha realizado.

 

 
 
 

© Ring Ring Vet - Inmobiliaria Lugo - Aviso Legal